Microhobby 10. Año II, del 8 al 14 de enero de 1985

Los programadores: Paco Suarez, Un genio con proyección internacional

Gabriel Nieto

En una céntrica calle de Madrid se encuentra la sede de Cibernesis, la compañía de Paco Suarez, el famoso autor de «La Pulga». Allí, un equipo de programadores trabajan incansablemente preparando sus nuevos programas.

El lugar no tiene apenas muebles, la úniea decoración que encontramos fue la de unos ordenadores que trabajaban incansablemente, dirigidos por un grupo de personas que han hecho de la programación una meta en sus vidas.

En la oficina de Paco comenzaba una entrevista que iba a tratar de averiguar algunos aspectos escondidos de la personalidad de este genio de la programación.

Paco, antes de programador era diseñador, lo que quizás explique un poco más el hecho de que sus programas estén contruidos con un gusto exquisito. Sus comienzos fueron como el de otros muchos, de la mano del ZX 81. Unos cuantos libros y un feroz deseo de investigación, le fueron introduciendo poco a poco en este apasionante mundo. Cuando nos contaba cómo nació La Pulga, quedamos realmente sorprendidos. Parece ser que lo que estaba intentando en realidad era explicarle a su hermano cómo se podía hacer una parábola, y al ver los resultados, decidió incorporar un personaje que fuera el que efectuara dicho movimiento, creando, de esta forma, lo que más tarde iba a ser un famoso juego. Pero si la historia del juego es curiosa, más curiosa es la de cómo llegó a las manos de Indescomp. Parece ser que Paco presentó dos programas, uno de ellos, digamos el importante, era un programa sobre Astrología escrito en Basic, y el otro, que presentaba como plato flojo, «La Pulga». Su sorpresa fue, cuando recibió una llamada de Indescomp interesándose no por el programa que el creía sino por el que había enviado de relleno.

La Pulga había sido realizada para un ZX 81 y hubo entonces que adaptarla para el Spectrum.

Paco Suarez, un pionero de la programación en España.

Exito internacional

Con la ayuda de Paco Portal, un amigo suyo que se incorporó al trabajo, la nueva versión de La Pulga se pudo acabar en tres meses. Desde entonces, han aparecido nuevas versiones para otros ordenadores, todas ellas con éxito. Pero el verdadero éxito llegó cuando el programa se comercializó en Inglaterra, a través de la compañía Quicksilva, con el nombre de «Booga Boo».

Paco nos cuenta que su fama en Inglaterra ha tratado de ser utilizada por otros programadores. «Ha habido algunos que han llamado a Inglaterra diciendo que era yo, para tratar de vender un programa». Por otra parte, los derechos de autor, según él, no están nada claros en nuestro país. «Registrar un programa es un lio. Un programa de ordenador no está protegido por ninguna ley. Se puede registrar, pero eso casi se hace con visión de futuro, esperando que haya una ley que proteja a los programas que estén registrados. Hoy en día, sólo lo impreso puede estar protegido, por eso, si tu registras un programa tienes que presentar un listado, el cual no te pueden copiar, pero con las cintas pueden hacer las copias que quieran.»

Cuando le preguntamos si la piratería era un problema grave para los programadores, sonrió levemente y nos dijo, «no me importa la de los chavales que se dedican a hacer unas copias y se las pasan unos a otros, me da igual. Yo me encuentro a un chaval en el Rastro vendiendo La Pulga, y hasta se la firmo para autentificarla; pero lo que me joroba son las empresas que se dedican a piratear. Hay tiendas que, si vas por la mañana a por un programa y no lo tienen, te dicen que vuelvas por la tarde que te hacen una copia. El problema es grave, máxime si tenemos en cuenta que la mayoría de los programadores, si no la totalidad de ellos, van a porcentaje sobre las ventas.

Paco Suarez piensa que el mercado de Software en España, aún no está lo suficientemente evolucionado y que sigue siendo el Reino Unido la panacea de todos los programadores. A pesar de ello no descarta la posibilidad de que, en un futuro próximo, exista en España una industria de Software lo suficientemente importante como para crear un poderoso mercado.

Trabajar por cuenta propia

En la actualidad Paco ha abandonado a Indescomp y trabaja por su cuenta en una nueva compañía que él mismo ha creado. «El hecho de montárnoslo por nuestra cuenta, es porque así podemos dirigirnos nosotros mismos todos los proyectos, eligiendo los que más nos apetezca y además, por la rentabilidad.»

Programar juegos para esta nueva empresa no es solamente un motivo de conseguir dinero, sino que es a la vez una pasión para todos ellos. A pesar de ello, Paco Suarez sigue entusiasmándose por el campo de la investigación. «Mi meta es la investigación y estamos intentando conseguir crear un nuevo lenguaje», en este sentido, parece ser que ya se han utilizado algunos comandos creados por él, para un programa del Amstrand generador de gráficos.

Pero llevar una compañía de Software no es una tarea fácil. Las grandes compañías tienen muchas ventajas en ese sentido, quizás es por ese motivo, por el cual Indescomp sigue siendo la empresa que distribuye los programas de Cibernesis. «Yo conozco gente que se lo monta por su cuenta y se vé agoviada por la cantidad de trabajo que ello representa, incluso de gastos, y la promoción hay que saberla hacer también.»

«La Pulga». Un programa español número 1 en Inglaterra.

Una técnica de programación

Paco Suarez tiene una forma muy curiosa de hacer programas, según el mismo nos indicaba. «Hay gente que se plantea el programa y luego cómo resolverlo. Yo suelo hacerlo al revés, primero se me ocurre una forma de hacer algo y luego le doy una utilidad. En La Pulga, se me ocurrió la forma de simular el tiro parabólico y luego hice el juego. En el último, he hecho algo parecido, primero se me ocurrió una forma de componer un mapa longitudinal, con tiras y tal, que me ocuparía muy poca memoria y conseguiría muchas pantallas, y luego se me ocurrió en qué juego podía emplear ese truco.»

Aunque siempre no es así. «Algunas veces se me ocurre la idea primero, pero por que sé que tengo las técnicas que voy a utilizar en el programa.»

Las técnicas de animación conseguidas en su último programa están muy logradas. Tanto Paco como Cibernesis, tienen depositadas grandes esperanzas en este juego, que ha sido el resultado de una estrecha colaboración entre él y su equipo. En este aspecto hay que resaltar que es una persona muy abierta a los demás, trata siempre de enseñar a los que le rodean todo aquello que él aprendió durante años de trabajo.

Para Paco la programación es como hacer una película en la que él es el director y consigue, a través de una técnica depurada, dar vida a unos personajes que llegan a ser, en un momento, parte de él. El último juego que ha realizado se caracteriza, sobre todo, porque los personajes tienen su propia personalidad, la cual les ha sido dada por su autor y conforme a ella se mueven y actúan en el programa.

«Con el ordenador se pueden hacer obras de arte», nos decía muy seguro de sí mismo. Para él, el ordenador no es un instrumento meramente electrónico que emplea la lógica, sino una máquina capaz de crear desde un juego simple a una auténtica obra de arte. Su nueva creación en este sentido, está en el buen camino. El estilo que ha impreso en todos sus trabajos le ha dado un prestigio lo suficientemente importante como para atrevernos a decir que es, hoy por hoy, un genio cibernético con proyección internacional.

Nuestro país empieza a despertar lentamente. El gusto de la gente con respecto a los programas, es cada vez más exigente, y los programadores lo saben. Paco piensa que llegará un momento muy cercano en que haya una industria se Software en nuestro país lo suficientemente importante y quiere prepararse para formar parte de ella. Cibernesis es sin duda el camino, su camino. Un camino tortuoso acechado por la piratería, donde uno puede encontrar la gloria o sumirse en el más absoluto de los fracasos. Paco ha aceptado el reto.

 
010/programadores.txt · Última modificación: d/m/Y H:i por miguel
Recent changes RSS feed Creative Commons License Driven by DokuWiki Made on Mac